CÓD.S07-10 ONLINE

Las redes sociales y la dismorfia corporal en mujeres.

La expansión de internet, el auge de las redes sociales y el acceso fácil y gratuito a la pornografía desde muy corta edad están extendiendo y afianzando estereotipos sexistas enfocados en la imagen de las mujeres. A la luz de esta situación, nos dispusimos a desarrollar una encuesta piloto para estudiar la posible relación entre estas influencias -pornografía y redes sociales (se analiza Instagram)- y el autoestima y la percepción corporal de las mujeres, para intentar corroborar si éstas repercuten negativamente en el autoestima de las mujeres generando distintos grados de malestar y disforia morfológica con el propio cuerpo.

Desde una perspectiva teórica feminista radical, partimos del supuesto de que las redes sociales distorsionan y promueven estereotipos sexistas sobre la imagen de las mujeres, y que éstas, a su vez, reflejan actitudinal y estéticamente simbologías observadas en la pornografía.

Se desarrolló una primera encuesta construida a partir de instrumentos psicométricos para la medición del autoestima (Escala de autoestima de Rosenberg (RSE).), y la percepción corporal [Body Shape Questionnaire (BSQ) y  Body figure perceptions and preferences (BFPP)], en la que, a su vez, se realizaron preguntas de carácter cuantitativo y cualitativo para obtener información acerca del tipo y tiempo de uso de redes sociales, y de cuestiones referentes a material pornográfico. La muestra quedó constituida por 434 mujeres que participaron de manera voluntaria. Tras un análisis descriptivo de nuestra encuesta preliminar, se observó que:

-La edad media de la primera exposición a la pornografía es 14,05 años, y la moda 12 años.

-Actualmente, sólo un 19,6% de las encuestadas consume pornografía, y, de ellas, sólo el 25,6% lo hace con una frecuencia igual o mayor a una vez por semana.

-La moda de la edad de inicio de uso de Instagram es de 16 años.

-Al 68,4% le han enviado material pornográfico sin consentimiento previo a través de las redes sociales, y al 65,8% se lo han solicitado.

-El 99% es consciente de que el contenido compartido en las redes sociales distorsiona la realidad.

-El 90,1% cree que la pornografía influye sobre el contenido presente en las redes sociales.

-El 79,6% piensa que lo que ven en ellas afecta su autoestima.

-El 49,4% de la muestra presenta una baja autoestima,

-Sólo el 13,8% tiene una aceptación corporal alta, frente a un 41,5% con aceptación baja y un 44,7% con aceptación media.

A pesar de que muchas de las mujeres encuestadas son conscientes de estar expuestas a la presión social y a la distorsión de la realidad que se ve reflejada en las redes sociales, éstas presentan una baja autoestima y un malestar generalizado con la apariencia física de su cuerpo.  En una lectura desde el punto de vista del feminismo radical, se establece una relación entre el aumento de la dismorfia corporal con la exposición en redes sociales y a medida que la pornografía influye en la imagen que las mujeres intentan imitar y proyectar en el mundo virtual.


Ponencia Online

Documentación de apoyo a la presentación ONLINE de la ponencia

Ver el video en youtube


Firmantes

Los autores de la ponencia

profile avatar

Alexandra Paniagua Villoria

Ver Perfil


Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 2 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Sara Rebollo Bueno

      Comentó el 04/07/2021 a las 18:30:53

      Buenas tardes,

      Lo primero comunicaros mi más sincera enhorabuena. Su ponencia y trabajo me parecen muy interesantes, sobre todo, la correlación entre las edades a las que se empieza a consumir pornografía y la autopercepción/autoestima. Tengo una duda. Me gustaría saber si, igual que el canon dado en la pornografía es reproducido por las redes, también podría suceder con el resto de la actual cultura de masas, pues los emisores serían distintos. Sé que el estudio se centra en redes, pero me gustaría conocer vuestra opinión al respecto.
      Muchas gracias. De nuevo, enhorabuena.

      Responder

      • profile avatar

        Alexandra Paniagua Villoria

        Comentó el 06/07/2021 a las 12:59:27

        Hola, Sara. Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que sí, nosotras pensamos, como Gail Dines afirmaba en Pornland, que las dos categorías base de las que partía el porno al principio de su establecimiento como industria - soft porn o porno suave y hardcore porn o porno duro - ya han quedado disueltas. El porno suave se encuentra reproducido en todas las producciones culturales (publicidad, series, libros, películas, etc.) y muy normalizado; mientras que el porno duro ha pasado a copar toda la industria en sí. No hay más que ver las categorías más visitadas o las búsquedas más realizadas en los últimos tiempos: todos ellos tienen que ver con el incesto, las violaciones, el BDSM y todo tipo de práctica denigrantes y dañinas para las mujeres. En esta normalización del porno "suave" también tiene mucho que ver el uso y expansión de redes sociales, como comentamos en nuestro trabajo. Las empresas que más invierten en avances tecnológicos suelen estar conectadas con páginas productoras y distribuidoras de porno. Estoy segura de que también invierten mucho en tecnología aquellas empresas de reciente creación que trabajan con el porno robótico y la reproducción del cuerpo de mujeres en muñecas sexuales hiperrealistas. ¿Qué no veremos en los próximos años? Un saludo.

        Responder


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.